LOS JUEGOS OLIMPICOS DE LOS ANGELES DE 1984

 

LOS JUEGOS DE LA POLÉMICA ANUNCIADA

 

Después del boicot de Estados Unidos, a los Juegos  de Moscú de 1980, la polémica estaba servida, o dicho de otra forma, hoy por ti,  mañana por mí. Tú, no vienes a Moscú, pues yo, tampoco voy a Los  Angeles.

 

Una lamentable decisión. Una vez más  la política, invade el entorno del deporte y oscurece la brillantez, de lo que debería ser el encuentro fraternal  de todo el deporte mundial. Pero ellos, tanto por una parte, como por la  otra, siempre seguirán tranquilos....El  gran perjudicado, los deportistas y por encima de todos, los valores olímpicos que son el fundamento real, por el cual se originan los Juegos Olímpicos.

 

Como  estaba anunciado la URS y los países afines a su entorno, estuvieron  ausentes en la cita, que cada cuatro años, anuncia el Comité Olímpico Internacional. Los países  que renunciaron a participar, fueron catorce, todos ellos pertenecientes al bloque de la Europa  del Este, excepto Rumania, que no quiso unirse a ellos. Otros dos países no pertenecientes  al bloque soviético, Irán y Libia, por diferentes motivos políticos, también estuvieron  ausentes.

 

Por cierto, la delegación  rumana, cosechó  la mayor cantidad de medallas olímpicas de su historia, clasificándose en el medallero final, en segunda  posición, con un total de 53 medallas, detrás de USA que lo lideró con 174.

 

El impresionant Los Ángeles Memorial Coliseum, el dia de la Inauguració dels Jocs
El impresionant Los Ángeles Memorial Coliseum, el dia de la Inauguració dels Jocs

A pesar de estos contratiempos, la ciudad de Los Angeles no  decayó en su esfuerzo, para organizar este evento olímpico, que después del desastre económico de Montreal,  nadie quería organizar. Pero los Juegos resultaron un éxito total, tanto deportivo como  económico, dado que los beneficios para la ciudad, superaron los 200 millones de dólares.

 

La  figura indiscutible en la organización fue sin duda, Peter Ueberroth,  Presidente del Comité Organizador, que puso en marcha, una serie de innovaciones y nuevas medidas,  como nunca se vieron en anteriores Juegos. Su deseo de garantizar la seguridad y el coste económico,  se cumplió con creces, a pesar de alguna decisión muy cuestionada.

 

El  gran acierto de los organizadores, estuvo en saber aprovechar las instalaciones ya existentes,  entre las cuales estaba, el majestuoso estadio que ya acogió los Juegos de 1932, con una capacidad para acoger  a 90.000 espectadores. Este histórico estadio, al que se le puso el nombre de Los Angeles Memorial  Coliseum, fue diseñado por los arquitectos Jhon y Donald Parkinson, aunque popularmente,  también se le conoce con el apodo de La gran Dama.

 

Solo  se tuvieron que construir dos instalaciones. Un velódromo para el  ciclismo y una piscina olímpica, costeadas con fondos de entidades privadas. Hay que señalar, que por los  derechos de televisión, se batió un récord económico, que cubrió una parte muy amplia, de los costes derivados  de esta gran manifestación deportiva.

 

INAUGURACIÓN DE LOS JUEGOS

 

El inicio de los Juegos el día 28 de julio, con su finalización el 12 de  agosto, tuvo el tradicional ritual de siempre, contando con la presencia del Presidente de los Estados  Unidos, Ronald Reagan, acompañado por el nuevo Presidente del COI, el español Juan  Antonio Samaranh, que por primera vez, presidía unos Juegos.

 

Hay  que hacer mención, que Ronald Reagan, quizás en un exceso de celo,  por parte de los servicios de vigilancia, tuvo que efectuar las palabras protocolarias, dentro de una cabina  con cristal acorazado.

 

Los atletas participantes fueron  6829, entre ellos 1566 mujeres, los cuales representaron  a 140 países. Debido al boicot, se notaron las  ausencias de la URS, Alemania del Este y Bulgaria, las grandes  dominadoras de los anteriores Juegos de Montreal y Moscú.

 

El  Juramento en nombre de todos los participantes, lo realizó al atleta americano Edwin Moses, plusmarquista mundial de 400 metros vallas,  siendo el portador de la antorcha, en el último relevo hasta el pebetero, su compatriota  Rafer Jhonson,  doble campeón olímpico de decathlón.

 

Encensa de la torxaa Olimpia
Encensa de la torxaa Olimpia

La llama  olímpica, fue  encendida en Olimpia, el día 7 de mayo, en una ceremonia privada a la que  solo asistieron los medios de comunicación y los oficiales del Comité Olímpico, siendo trasladada,  a diferencia de otras veces, en un helicóptero hasta Atenas, y desde la capital helena  en avión, hasta los Estados Unidos, a donde llegó el día 8 de agosto. Posteriormente,  mediante relevos, recorrió cerca de 15.000 klm por todos los estado americanos, hasta su llegada al estadio  olímpico.

 

Como mascota, como viene siendo habitual en  todos los Juegos, fue diseñada un águila por Robert Moore, con el  nombre de “Sam”,  la cual sostenía con la mano, la antorcha de los Juegos.

 

LOS MOMENTOS MAS SOBRESALIENTES

 

Como también, viene siendo habitual en todas las citas olímpicas, los nuevos  deportes incorporados fueron, la natación sincronizada, la gimnasia rítmica, ciclismo y el windsurt. Por  otra parte, en atletismo femenino, se incorporaron por primera vez, el marathón, los 400 metros vallas, los  3000 metros lisos y el heptathlón, con lo cual las mujeres de forma sistemática y sin prisas, iban encontrando  la deseada paridad con los hombres, en el calendario de pruebas olímpico.

 

Naval El Moutawakel
Naval El Moutawakel

Una  atleta que marcó un hecho histórico, fue la marroquí Nawal  El Moutawakel,  que le cupo el honor de ser la primera mujer de un país islámico, en ganar una medalla de oro, lo cual  significó también, ser la primera de Africa.

 

Este  triunfo de Naval en los 400 metros vallas, tuvo una resonancia muy significativa,  por venir de un país, donde las mujeres no lo tenían nada fácil, para la practica deportiva.

 

Fue  tan enorme la repercusión de su triunfo, que el propio Rey  Hassán II, dicto un decreto, por lo cual todas las niñas que nacieran en este día, deberían llevar  por nombre el de Naval, en honor a esta gran atleta.

 

Por  primera vez una mujer, ganó las pruebas de 200 y 400 metros lisos, en los mismos Juegos.  Ella fue la norteamericana Valeri Brisco-Hooks, que además del oro en estas distancias, ganó  así mismo, el relevo de 4 x 400 metros, convirtiéndose en la atleta más destacada de los Juegos.

 

En  natación el alemán Michael Gross, apodado “el  albatros” ganó dos medallas de oro y dos de plata, convirtiéndose en el mejor nadador de  estos Juegos. Mientras que la americana, Mary T. Meagher con tres oros, lo era entre las femeninas. Estas pruebas se desarrollaron en la nueva piscina olímpica, cuyo nombre era el “MacDonals  Olympic Swim”.

 

Así mismo en la prueba reina de la  natación, los 100 metros libres, el americano Ambrose Gaines, plusmarquista mundial de la  distancia con 49,36 desde 1981, consiguió, además de ganar el oro, rebajar la plusmarca olímpica, que detentaba  su compatriota Jim Montgomery, con el sensacional tiempo de 49,80 desde los Juegos  de Montreal.

 

El triunfo de Connie Carpenter Phinney
El triunfo de Connie Carpenter Phinney

Por primera vez una mujer, la norteamericana Connie Carpenter Phinney, ganaba una medalla de oro, en la prueba de ciclismo en ruta, sobre un recorrido de 79 km., en el debut de esta prueba en unos Juegos Olímpicos. Esta  deportista, que ya había participado anteriormente, en pruebas de velocidad en pista, en los Juegos  de Munich de 1972, donde alcanzó un meritorio séptimo lugar, sorprendió A todos, al vencer en una apretada final, a su compatriota Rebeca Twigg, donde solo la foto finish, pudo decidir quien fue la ganadora.

 

Otro hecho digno de destacar, fue la actuación en gimnasia, de la norteamericana,  May Lou Retton, la primera mujer de los Estados Unidos, en ganar  una medalla de oro, en la clasificación individual.

 

Un saltador  en natación, que marcó un hito, en las pruebas de saltos,  fue el americano Greg Louganis, avalado por muchos triunfos internacionales, que logró ganar en estos Juegos, dos medallas de oro en salto de trampolín de 3 metros, y saltos de palanca. Esta gesta de Greg Louganis, que ya ganó  una medalla de bronce en los Juegos de Montreal, solo sería el prólogo de una brillante  trayectoria, en esta espectacular prueba.

 

Por primera vez  un país latinoamericano, Méjico, ganaría dos medallas de oro en la   especialidad de marcha  atlética, merced a las victorias de Ernesto Canto y Raúl González, en los  20 y 50 km. El país mejicano, que ya en los Juegos de Montreal dio un aviso  de su potencialidad, con el oro de Daniel Bautista en los 20 km., vio recompensado sus  esfuerzos, para entrar en la historia olímpica de la marcha atlética, como así mismo, en el continente americano.

 

En el marathón para hombres, hay que señalar la gesta  del portugués Carlos Lopes, ganador de la medalla de oro, con un tiempo de 2h.09:11, registro  con el cual se proclamaba, como el primer atleta en bajar de las dos horas y diez minutos, a la vez que  establecía un nuevo récord olímpico.

 

Daley Thompson y Jurgen Hingsen
Daley Thompson y Jurgen Hingsen

En la prueba del decathlón  el británico Daley Thompson, revalidó la medalla de oro ganada en Moscú, al  vencer en su particular duelo con el alemán  federal Jurgen Hingsen, con el cual  durante la década de 1980, se iría alternando en la posesión del récord mundial, que finalmente quedaría en  poder del inglés con la puntuación 8798 puntos.

 

En estos Juegos, la puntuación de Hingsen, fue de 8673 puntos  Con la victoria de Thompsom, se igualaría el récord del americano Bob Mathias,  doble ganador de esta prueba, en los Juegos de Londres -1948 y Helsinki  -1952.

 

El atleta de color americano, Edwin  Moses, conjuntamente con la medalla el oro, logró su 105 victoria consecutiva, en la prueba del  400 metros vallas, revalidando su título olímpico, conseguido en Montreal, ocho años antes.

 

No se puede omitir en este listado de los héroes de Los  Angeles, al americano  Carl Lewis  “apodado el hijo del viento”  ganador de  cuatro medallas de oro, con lo cual igualaría el récord de medallas olímpicas en unos mismos Juegos, del mítico  Jesse Owens, en los Juegos de Berlín de 1936.

 

LA PRIMERA MARATÓN OLÍMPICA FEMENINA

 

Estos Juegos, aparte de los problemas políticos, los éxitos deportivos y su magnifica organización, siempre serán recordados por el hecho histórico, del debut olímpico de las mujeres,  en la prueba de marathón.

 

Este hecho consolida de forma  definitiva, la integración de las mujeres en las pruebas de largo aliento, de las que siempre fueron excluidas,  por el propio Comité Olímpico.

 

Entrando  de lleno en este histórico marathón, se tiene que decir, que la ganadora fue la norteamericana Joan  Benoit que contra pronóstico, venció a las mejores atletas de la época, las noruegas Greta  Waitz, Ingrid Kristiansen, que a priori parecían ser las mas firmes candidatas,  para ganar esta primera medalla de oro.

 

Joan Benoit
Joan Benoit

Se tiene que mencionar, que Joan Benoit, empezó sus primeras  practicas de correr a pie, como consecuencia de una terapia de recuperación, después de  sufrir una fractura de pierna cuando practicaba el esquí. Cuando ya estaba recuperada y entregada de lleno  a su nuevo deporte, sufrió otra importante lesión, en el tendón de aquíles, de la que afortunadamente, también  se recuperó muy pronto.

 

En esta misma maratón, una atleta  de Honduras , llamada Díaz de Cano, empezó perdiendo tiempo de una forma  desmesurada, teniendo en cuenta que en el 5 Km. ya llevaba un retraso de 6 minutos, corriendo totalmente  sola y separada, del grupo que le predecía, a más de 2 km de distancia.

 

Pero la anécdota viene dada, por la intransigencia de los guardias de control, ante lo que esto  podía suceder para el tráfico rodado de vehículos, los cuales le instaron a abandonar la prueba, algo a  lo que ella se oponía, pero que ante la insistencia de los mismos, no tuvo otra opción que retirarse.

 

Como  se puede comprobar, este hecho se contradice con los principios olímpicos, que dejan muy claro, que lo "importante es participar", pero por lo visto, en los tiempos que ahora nos toca vivir, es más importante la circulación rodada, que los atletas corriendo una maratón olímpica. Es evidente, que el espíritu olímpico, poco a poco se va difuminando ante los avances  de la modernidad.

 

A PUNTO DE SALTAR LA ALARMA

 

Siempre sin salirnos del marathón, otro hecho que sucedió, despertando todas  las alarmas, fue con motivo de la llegada de la atleta suiza, Gaby Andersen - Scheiss.  Al tratarse de una mujer, se creo una enorme expectación, pensando que esto podía ser una catástrofe.

 

Esta atleta tardó más de 6 minutos en recorrer  los últimos 200 metros, desde que entró al estadio hasta la meta, dando tumbos por todos lados, en un esfuerzo  titánico para no caer a tierra y poder llegar por sí sola, hasta la llegada.

 

Su  imagen, reflejando el esfuerzo que estaba realizando, zigzagueando continuamente para no caer, fue realmente dramático. Hay que decir, que todo el personal sanitario que la acompañó en aquellos  inacabables minutos, no llegó a tocarla en ningún momento.

 

 La patética llegada a meta, de Gaby Andersen-Scheiss
La patética llegada a meta, de Gaby Andersen-Scheiss

Esta  escena produjo una fuerte tensión, entre los médicos de la delegación suiza, que querían a toda costa que se parara, pero los organizadores de la prueba, de ningún modo permitieron que se acercaran a ella. La discusión terminó con empujones y otros malos modos. Según los primeros, existía un serio peligro para  la salud de la atleta, que podía acabar de forma trágica.

 

Pero  todo se debió, a una deshidratación por el fuerte calor reinante. Transcurridas dos horas, fue dada  de alta y 15 días después, ya participaba en un duathlón, que se organizó en Idaho, sin ninguna  incidencia física. Lo mismo que le hubiera podido suceder a un hombre, le ha sucedido a una mujer. La  luz verde para afrontar esta larga y agotadora prueba para las mujeres, ya estaba abierta  para el futuro.

 

LA PRESENCIA ESPAÑOLA

 

La representación española, fue una de las más numerosas de toda su historia,  acorde con el nivel, que en aquellos momentos tenia nuestro país en el ámbito deportivo. El testimonio  de su destacada participación, se contempla con la conquista de una medalla de oro, dos de plata y dos de bronce, además de veinticuatro Diplomas Olímpicos.

 

Fue  precisamente en estos Juegos de Los Angeles, cuando el COI modificó  la normativa para poder tener acceso a los diplomas, al ampliar hasta el octavo clasificado, el derecho  a ganarlo. Hasta este momento, solamente se galardonaba a los clasificados, en el cuarto, quinto y sexto  lugar.

 

En la  delegación española, compuesta por 180 deportistas,  estaban 16 mujeres, las cuales participaron, en atletismo (2), gimnasia artística  (6), gimnasia rítmica (2), natación sincronizada (3) tiro  (1) y tiro con arco (2).

 

Los  logros más importantes, vinieron por parte de los deportes náuticos ganando una medalla de oro, una  de plata y otra de bronce, en diferentes especialidades.

 

Luis Doreste y Roberto Molina Medalla de Oro en vela
Luis Doreste y Roberto Molina Medalla de Oro en vela

En  vela, nuestros representantes, Roberto Molina y Luis Doreste, siguiendo  la tradición de este deporte, conquistaron la medalla de oro, en la especialidad de 470.

 

En  remo, doble scull ligero (1m2x) la pareja formada por Fernando  Climent y Luis María Lasürtegui, ganaron la medalla de plata.

 

En  este mismo apartado, de las medallas plateadas, el  baloncesto español logro la hazaña más grande de toda su historia, al conseguir este metal, con una actuación portentosa, ante el mágico equipo de USA.

 

Las dos medallas de  bronce, fueron alcanzadas en atletismo por José Manuel Abascal en la prueba de 1500 metros  lisos y en piragüismo, por los palistas, Enrique Miguez y Narciso Suárez,  en el modelo C-2500 m., que consiguieron mantener la hegemonía que tenía España, de anteriores  Juegos.

 

Por otra parte, retornando a los Diplomas  alcanzados por la delegación española, estos se ganaron en atletismo (5), vela  (2) waterpolo (1), boxeo (1), gimnasia rítmica  (1), halterofilia (1), hípica (2), piragüismo (4),  remo (1), judo (1), natación (1), balonmano (1),  hochey sobre hierba (1) y pentatlón moderno (2).

 

LA PRESENCIA DEL ATLETISMO ESPAÑOL

 

José Manuel Abascal, medalla bronce en 1500 metros
José Manuel Abascal, medalla bronce en 1500 metros

Un hecho histórico para el atletismo español, lo consiguió José Manuel  Abascal, en la prueba de 1500 metros lisos, cuando ganando la medalla de bronce,  se convirtió como el primer atleta medallista español, a la vez que situaba el nivel de esta emblemática prueba, en el lugar que por su tradición le correspondía.

 

Referente  al regreso de las mujeres a unos Juegos, nuestro deporte atlético, seleccionó a Teresa  Rioné en 100 y 200 metros lisos (11,55 y 24,8) y a Isabel Mozún en altura (1.75),  que no pudiendo salvar las eliminatorias previas.

 

Por lo  que a la participación de los hombres, hay que señalar, que aparte de José Manuel Abascal en  1500 metros, otros cinco atletas consiguieron llegar a la final después de salvar sus respectivas eliminatorias.  Carlos Sala en 110 metros vallas con 13,80 y séptimo lugar, Andrés Vera en 1500 metros con 3:36,55  (en calf.) y séptimo puesto en la final con 3:37,02, fueron ganadores del  Diploma Olímpico.

 

Otros finalistas fueron  Antonio Corgos en longitud con 8.02  (en calf.) y décimo puesto en la final con 7.69. .Junto  a ellos, accedió igualmente a la final, nuestro saltador de pértiga Alberto Ruiz, con un  salto de 5.45 en (calif.) y noveno puesto en la  final, con 5.20.

 

Los  marchadores José Marín y Jordi Llopart en 20 y 50 km. marcha  (1h.25,32 y 4h.03,09 respectivamente), que ganaron el Diploma Olímpico, pasaron directamente a la final, clasificándose en sexto y séptimo lugar. Por su parte Manuel Alcalde, completó  la participación de la marcha, con su noveno puesto en los 50 km con 4h.05,47.

 

Por  otro lado, Antonio Prieto en 10000 metros lisos y Juan  Carlos Traspaderne y Santiago de la Parte en marathón, no lograron finalizar sus pruebas,  al verse obligados a retirarse.

 

El resto del equipo  atlético de hombres, compuesto en su totalidad por veinticinco atletas, a pesar de algunos aceptables registros,  no pudieron acceder a las finales.

 

Campeones Olímpicos

100 metros lisos

Carl Lewis

9,99

USA

200 metros lisos

Carl Lewis

19,80

USA

400 metros lisos

Alonzo Babers

44,27

USA

800 metros lisos

Joaquim Cruz

1,43,00

BRA

1500 metros lisos

Sebastian Coe

3:32,53

GBR

5000 metros lisos

Said Aouita

13:05,59

MAR

10000 metros lisos

Alberto Cova

27:47,64

ITA

Marathón

Carlos Lopes

2h.09,21

POR

Relevos 4 x 100 metros

Equipo de USA

37,83

USA

Relevos 4 x 400 metros

Equipo de USA

2:57,91

USA

110 metros vallas

Roger Kingdom

13,20

USA

400 metros vallas

Edwin Moses

47,75

USA

3000 obstáculos

Julios Korir

8:11,80

KEN

Salto de altura

Diezmar Mogenburg

2.35

FRG

Salto de longitud

Carl Lewis

8.54

USA

Triple salto

Al Joyner

17.26

USA

Salto de pértiga

Pierre Quinon

5.75

FRA

Lanzamiento de peso

Alessandro Andrei

21.56

ITA

Lanzamiento de disco

Rolf Danenberg

66.60

FRG

Lanzamiento de martillo

Juha Tiainen

78.08

FIN

Lanzamiento de jabalina

Aro Harkonen

86.78

FIN

20 km. marcha

Ernesto Canto

1h23,13

MEX

50 km. marcha

Raúl González

2h.37,26

MEX

Decathlón

Daley Thompson

8798 p.

GBR

 

UN GRAN CAMPEÓN, CON CUATRO MEDALLAS DE ORO

 

Carl Lewis, vencedor en 100 y 200 metros lisos, longitud y 4 x 100

Carl Lewis, vencedor en 100 y 200 metros lisos, longitud y 4 x 100

 

LA MEDALLA OLÍMPICA DE LOS ANGELES

 

 

Campeonas olímpicas

100 metros lisos

Evelyn Ashford

10,97

USA

200 metros lisos

Valeri Brisco-Hooks

21,81

USA

400 metros lisos

Valeri Brisco-Hooks

48,83

USA

800 metros lisos

Doina Melinte

1:57,60

ROM

1500 metros lisos

Gabriella Dorio

4:03,25

ITA

3000 metros lisos

Maricica Puiga

8:35,96

ROM

Marathón

Joan Benoit

2h.24:52

USA

100 metros vallas

Benita Frizgerald-Brown

12,84

USA

400 metros vallas

Naval El Moutawakel

54,51

MAR

4 x 100 metros lisos

Equipo de USA

41,65

USA

4 x 400 metros lisos

Equipo de USA

3:18,29

USA

Salto de altura

Ulrike Meyfarth

2.02

FRG

Salto de longitud

Anisoara Cusmir-Stanciu

6.96

ROM

Lanzamiento de peso

Claudia Losch

20.48

FRG

Lanzamiento de disco

Ria Stalman

65.36

NED

Lanzamiento de jabalina

Tessa Sanderson

69.56

GBR

Heptathlón

Glynis Nunn

6390 p.

AUS

 

LA MASCOTA DE LOS JUEGOS

 

 “Sam”, el águila americana de los Juegos

“Sam”, el águila americana de los Juegos

 

Fuentes de información:

Libros de la Asociación Española de Estadísticos de Atletismo    AEEA

Búsqueda por Internet

Archivos de la Real Federación Española de Atletismo       RFEA

Listados de la IAAF World Records

Traduciones por Anna Marti

Documentación própia

 

Septiembre de 2012